Skip to content

6 Octubre, 2011

¿Quién heredará la fortuna de Steve Jobs?

A lo largo de su exitosa carrera, el cofundador de Apple acumuló unos 7 mil millones de dólares. Aunque algunos dudaban de su generosidad, él dijo una vez: “No me interesa ser el más rico del cementerio”

Crédito foto: AP

Es demasiado pronto para saber cuál será el destino del patrimonio de Jobs tras su muerte, a la temprana edad de 56 años. ¿Familia, donaciones…?

 Sin duda, buena parte irá a parar a sus descendientes. Jobs tenía cuatro hijos, tres de ellos (Reed Paul, Xavier e Ignace) con su actual mujer, Laurene Powell, con quien se casó en 1991. Pero a la edad de 23 años, había tenido una primera hija con Chris-Ann Brennan, a la que durante mucho tiempo se negó a reconocer. Hasta hubo un litigio en los tribunales. Finalmente, varios años después, le dio su apellido. Se llama Lisa Brennan-Jobs.

 

De acuerdo con las estimaciones de la revista Forbes, la fortuna del ex CEO de Apple asciende a 7 mil millones de dólares y lo ubica en el puesto 39 entre los más ricos de los Estados Unidos.

 

Apple Computers había hecho su entrada en Bolsa en 1980 y, dos años después, Jobs, entonces de 27, fue la persona más joven en aparecer en el ranking de empresarios más adinerados de Fortune.

 

Otra parte muy importante de su riqueza proviene de la venta de los estudios Pixar -que había creado junto con dos ingenieros- a Disney, en enero de 2006, por 7.400 millones de dólares y una silla en el consejo de administración del grupo. Jobs se convirtió entonces en el principal accionista individual de Disney, incluso por delante de los herederos del creador de la firma de dibujos animados.

 

A su regreso a Apple, en 1997, Jobs decide no cobrar salario, pero su fortuna se seguirá acrecentando gracias a las acciones que posee.

 

El diario The New York Times aseguró una vez que Jobs jamás hizo donaciones a asociaciones, salvo, tal vez, alguna para la lucha contra el cáncer. De hecho, se negó a ingresar al Giving Pledge, el club de millonarios filántropos creado por Bill Gates y Warren Buffett. En 1986, sin embargo, había creado la Steven P. Jobs Foundation, pero la iniciativa fue pronto abandonada.

 

Cuando volvió a Apple, luego de un intervalo de diez años, Jobs canceló todos los programas caritativos de la empresa, argumentando que esa debía volver a ser rentable. Pero pese a que hoy lo es, con más de 70 mil millones de dólares en caja, la pausa filantrópica se mantiene.

 

Pero hay controversia sobre este aspecto de la personalidad de Jobs. Por ejemplo, el cantante Bono, líder del grupo U2, dijo que la contribución de Apple a la lucha contra el SIDA era “inestimable”. Según él, “Apple fue el contribuyente más importante del Fondo Global de Lucha contra el Sida, la tuberculosis y la malaria, donando decenas de millones de dólares”.

 

El propio Jobs se refirió una vez al tema, en entrevista con el Wall Street Journal: “No me interesa ser el hombre más rico del cementerio… Acostarse diciéndose que uno hizo algo bueno… eso es lo que me importa”.

 

FUENTE

Comments are closed.