Microsoft y el desafío tras la compra de Skype

Microsoft

Luego de desembolsar US$ 8.500 millones por el líder en telefonía por Internet, el gigante del software planea integrar las llamadas en línea a su consola Xbox y a los dispositivos con Windows Phone 7. Una nueva apuesta para un mayor protagonismo en las comunicaciones.

 

La compra fue la mayor en la historia de Microsoft y su monto representa cerca de 2,5 veces el monto que otros pesos pesados del mundo de la alta tecnología habrían estado dispuestos a pagar por Skype, como Google y Facebook, los grandes perdedores de la puja.

 

El acuerdo permitirá a Microsoft “ser más ambiciosa, hacer más cosas”, indicó su presidente ejecutivo, Steve Ballmer, en un comunicado. El CEO aseguró que la firma ve una oportunidad de expandir el alcance de Skype a muchos de los productos de su compañía.

 

Planea integrar el servicio a su consola Xbox, agregarlo a Outlook y Hotmail de una forma parecida a lo que hizo Google con Gmail y busca ofrecerlo en los dispositivos que operan con el sistema operativo Windows Phone 7. Ballmer espera que Skype se convierta en el equivalente a FaceTime, el software para videochat que Apple integró a sus plataformas móviles, así como a los ordenadores portátiles y de escritorio.

 

La compañía de Redmond se vio motivada a comprar Skype porque las tecnologías de la comunicación fueron “la columna vertebral” de su crecimiento en los últimos años y porque Skype “construyó un negocio real” en el campo de las comunicaciones, aseguró el CEO de Microsoft. La compañía de telefonía por IP tiene más de 600 millones de usuarios en el mundo y una tasa de crecimiento interanual de 40 por ciento.

 

Skype se convertirá en una nueva división dentro de Microsoft y el actual presidente ejecutivo de Skype, Tony Bates, asumirá el título de presidente de Microsoft Skype Division y estará bajo las órdenes directas de Ballmer.

 

En 2007, Microsoft desembolsó US$ 6.300 millones por la firma de marketing digital aQuantive, hasta esta semana la mayor suma destinada para la compra de una compañía.

FUENTE

Comments are closed